Psico-Oncología y Cuencos Tibetanos

Alejandro me pasa un aporte impresionante, otro fraude escatológico contra la medicina, a partir de una fundación que dice haber apoyado el desarrollo científico tenemos un caso más de pseudociencia anti-medicina-anti-salud increíble.

Como se imaginarán el Cáncer es un tema muy delicado y desviar la atención de un tratamiento adecuado a uno ficticio puede significar la muerte en muchos casos, por eso son preocupantes las notas que promueven soluciones mágicas a una enfermedad tan importante (y que es de las más estudiadas e investigadas, ni que fuere una olvidada) que incide en al menos el 20% de la población adulta.

Una vez más es el Diario Norte el que promueve este tipo de barbaridades lo que nos hace sospechar algún tipo de acuerdo promocional entre estas “instituciones” ficticias y la redacción. Como fuere el artículo ya comienza con un “Para prevenir y tratar el cáncer” que en lo primero podríamos discutir pero en lo segundo ya es gravísimo.

La primer falacia es la cita inexacta sobre prevención del cáncer basado en la alimentación girando entre artículos sin citar correctamente (ni un enlace ni paper aclarado), pero para darle “peso” a lo que viene después.

Aquí aparece la fundación SALES y un tal Salvador Franco quien se dice profesor y es “profesor en Ciencias Biológicas y licenciado en Gestión Educativa, especializado en Nutrición”, claramente nada científico ni nada parecido ¿Gestión educativa? su “especialización” en nutrición deja en claro que la medicina no es lo suyo ya que su título es de profesor, no de médico, no de científico, no de biólogo ni nada parecido (Pueden googlear el programa de la carrera terciaria en cualquier universidad, son similares).

El truco del señor Franco es el adosarse al paciente con consejos y colarse entre la quimio y la curandería, de esta forma evita el rol de muchos criminales homeopáticos que se ponen por encima de los tratamientos. Su “recomendación” es de comidas, básicamente un sommelier para enfermos :D. Cabe destacar que todo oncólogo ya sabe qué dietas recomendarle a sus pacientes, el señor Franco es innecesario.

Igual citemos cuando se va de boca:

“Así, el paciente oncológico recibe cada tratamiento con reservas alimentarias que le ayudarán a preservar sus fuerzas, evitar que el tejido corporal se rompa, facilitando su reconstrucción y fortaleciendo sus defensas contra las infecciones”.

Glorioso, que no se rompa tu tejido corporal, mirá si te desarmás como una bolsa líquida cual película de Tarantino.

Pero la joya del artículo es cuando describen los métodos:

“Las medicinas complementarias del Grupo de Autocuidado son: Psico-oncología, Yoga, Reiki, Nutrición, Educación física y Meditación con Cuencos Tibetanos.”

Si lo de la psico-oncología ya era demasiado cuando caemos en los cuencos tibetanos escupimos el desayuno. Se suma al señor Franco la señorita Gabriela Martin que da clases de educación física, que de todo esto debe ser la única que da algo realmente útil para pacientes oncológicos, salvo, claro, cuando empiezan con el Reiki y los cuencos tibetanos 😀

Para el diario Norte otro premio por su excelencia a la hora de vender pseudociencias desde su página.

Medio: Diario Norte http://www.diarionorte.com/article/145191

Fecha: 18 de Noviembre de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *